Pensamos que elegimos una profesión pero en realidad es ella quien nos elige, nos enamora y qué mejor historia si aquel sentimiento es recíproco

Sebastian Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo cuenta en una entrevista distinta cómo fue que “Ella lo enamoró”. Hoy a cinco meses de gestión frente a la institución conoceremos  el nacimiento de  su pasión por el turismo.

¿Cuándo fue que sentiste que el turismo era el motor que llevaba a hacer?

“Creo que todo se fue dando a lo largo del tiempo y de mis diferentes edades. El turismo me atrapó desde muy chico, a los 10 o 12 años”.

Recuerdos de una Pasión

“Me gustaba muchísimo viajar y no largas distancias, mi madre era una persona que disfrutaba de salir y nos llevaba a diferentes puntos de la provincia. Ella era profesora de Educación Física y junto a mi hermano íbamos a campamentos en la montaña, carpas y contacto con la naturaleza. Muy lindas experiencias y eso hacia que cada vez busque descubrir más”.

La inquietud por descubrirla

“Después fui creciendo y tenía esa inquietud de saber y conocer más, así que ya recorría el país. Lo fascinante de cada viaje era la gente, mirarla, descubrir sus diferentes creencias, idiosincrasias, costumbres, valores sociales y el aprendizaje era cada vez más grande”.

La vocación es un hacer que nos lleva a ser

“Cuando terminé mi secundaria el turismo me encantaba tanto que comencé como guía de turismo estudiantil y llevaba chicos a Termas de Río Hondo, Carlos Paz, Bariloche con todo lo típico de un viaje con estudiantes y allí es donde le vi una segunda faceta al turismo porque observé que todas éstas personas donde yo llegaba con los chicos, cambiaban la economía de una familia, barrio, ciudad, país… Había un señor que vendía helados, otro que alojaba o era gastronómico y ver eso a los 17 o 18 años me hizo pensar y descubrir esta actividad transformadora de la vida de las personas… Una actividad económica importante a nivel local, provincial y nacional”.

Un paso más

“Comencé a trabajar para el país en algunas agencias de viajes como gerente de empresas, después con emprendimientos con amigos abrimos agencias de viajes receptivos en México y trabajamos mucho en la época del uno a uno porque realmente la gente salía mucho al exterior. Recuerdo que nos instalamos en Cancún haciendo receptivo a toda la comunidad Argentina luego llegó la devaluación, se termino el uno a uno y nos volvimos a la Argentina”.

El turismo de Estancia: La primer propuesta

“Después de México me enamoré de un rubro dentro del mercado que es el Turismo de Estancia, me gustó mucho y una empresa local me hizo una propuesta de armar una estancia turística, así que me fui a vivir tres años a Tafí del Valle, en “La Carreras”.  Fue toda una experiencia porque nunca había vivido en el campo, con las limitaciones más todo lo que tiene a favor. Pasado este tiempo se concreta la estancia, me llaman de otra y de esa manera fui realizando diferentes proyectos”.

La formación en turismo

“Mis estudios tienen que ver con una Tecnicatura en Turismo en Tucumán, después la suerte de ganar una beca para estudiar en Japón en la Universidad de Sapporo, Hokkaido en el norte de Japón y también otra beca en la Escuela de Hotelería y Gastronomia de Santiago de Compostela en España”.

El Ente de Turismo

“Me encontraba trabajando en un proyecto que tenía que ver con los valles pero puntualmente con la Ciudad Sagrada de Quilmes, estuvimos allí haciendo relevamiento hasta que un buen día me llaman del gobierno para que me hiciera cargo de un sector del Ente de Turismo puntualmente, “Planificación y Desarrollo” y luego de algunos años allí me ofrecen la vicepresidencia que acompañe dos gestiones en ella y hace ya cinco meses estoy a cargo de la presidencia”.

 “Hoy me encuentro frente al Ente de Turismo y feliz porque después de 23 años sigo trabajando en esto que es mi pasión”

¿Qué lugar ocupa el turismo en la vida de Sebastián?

“El turismo es todo, mi esposa trabaja en turismo mis hijos hablan con terminología turística y me sorprende pero sucede que en casa se habla del tema y para mí significa mi vida. Desde muy chico fue así, tanto que mi abuelo cuando empece a estudiar turismo un día me dijo que era lo mío y eso quedo grabado en mi. Por ello es que continué estudiando dado que yo venía de estudiar cuatro años Ingenieria Mecánica por una cuestión de familia porque esta muy ligada a esa carrera”.

Pero la verdad que el turismo para mi es todo me despierto hablando de turismo, leo durante el día sobre el tema, me intereso por Tucumán, la región y saber qué está pasando en el mundo.

El objetivo como presidente del EATT: Lograr que esta provincia sea cada vez más turística en todo sentido

“La innovación en turismo tiene que ver en conocer cómo se va dando ese contexto global y de allí te nacen ideas, es lo que te hace ese clic en la cabeza de pensar en combinar propuestas, siempre buscando beneficiar a la gente que trabaja aquí.

Mi cargo tiene que ver con ello desde lo profesional y personal. Lograr que esta provincia sea cada vez más turística en todo sentido y cuidar el área comercial ligada a los prestadores de servicios que es muy amplio y darles a todos las mejores condiciones”.

¿Cómo lograrlo?

“Lleva un estudio, muchas horas de trabajo, un muy buen equipo y que cada persona dentro de ese equipo tenga un “metier” muy definido, que sea especialista en eso … Aquí tengo especialistas en estadísticas turísticas, desarrollo, comunicación, promoción y otros tipos de profesiones como abogados que ven temas que tienen que ver netamente con lo turístico, entonces te das cuenta de la transversalidad que hay en esta profesión…Es para mi una pasión”

“El turismo es tan basto tan transversal que hay infinidad de trabajos dentro del rubro. La gente piensa que trabajar en turismo es tener una agencia de viajes y vender pero desde el emisivo, receptivo, la venta de pasajes en micro, avión, ser transportista, gastronómico, trabajar una línea aérea o desempeñarse en el Estado en distintas áreas, capacitaciones, promoción y desarrollo turístico. Es decir, son muchísimas las ramas que te propone el turismo en lo laboral”. Finalizó.

Hace poco leí un ensayo de Santiago Kovadloff que se titula “El Oficio de la Pasión”, allí habla justamente de ello… La vocación no es una elección sino que nos elige, nos atrapa, se nos impone. Es verdaderamente el Hacer que nos lleva a Ser. A veces no es fácil conocer a quienes dirigen nuestros hilos conductores ni tenerles frente para compartir, disfrutar de una charla o conocer algo más de lo cotidiano. Como periodista me siento complacida de haber tenido esta charla con un apasionado por el turismo, con sueños, metas, objetivos, y ansias de convertir mi provincia en un destino turístico en todos sus sentidos. No es fácil encontrar personas cuya pasión se conjugue con su trabajo, no siempre somos capaces de descubrir y dejarnos llevar por la pasión y encontrarnos con nuestra verdadera y única profesión.

Sin duda una entrevista, distinta, fuera de lo común, “como a mi me gusta”. También es responsabilidad de un periodista compartir con su gente lo bueno que un funcionario tiene para decir, saber quién es y recordar que ante todo, es persona como nosotros y como tal lleva en sí su pasión, en esta oportunidad debo decir que fue sumamente fascinante descubrir a un gran apasionado por el turismo.

“En vidas como las nuestras, donde todo parece destinado a transformarse, la vocación se manifiesta como un fenómeno anómalo: resiste, indoblegable, el paso del tiempo; expresa, en su constancia sin mengua, la magnitud de su misterio. La vocación, digámoslo desde ya, no es una elección. Hay, entre una y otra, radicales diferencias. La elección es siempre obra del sujeto; la vocación, en cambio, da forma al sujeto, lo constituye. Sí, la vocación nos elige. Ella dispone de nosotros, se nos impone”… Santiago Kovadloff.

 

Agradecimiento especial al Sr. Presidente del Ente Tucumán Turismo, Sebastián Giobellina por su gentileza y al equipo de prensa de dicha institución por permitir una vez más compartir experiencias con este medio.